Другая сторона творчества Хулио: книги

Хулио Чавес (Julio Chávez) родился 14 июля 1956 года в Буэнос-Айресе, настоящее имя Julio Hirsch, актер, театральный сценарист и режиссер.
Ответить
Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Вт июл 15, 2014 05:27

Изображение

Изображение

Julio Chávez al momento ha publicado 3 libros: "La de Vicente López y otros textos teatrales" (2012) incluye : Feliz Navidad, El Día del Inocente, Será justicia, La bruta espera, Lo otro. "Mi propio Niño Dios y otros textos teatrales" (2006) que incluye tres obras extensas: Como quien mata a un perro, Maldita sea (la hora), Mi propio Niño Dios; y tres obras cortas: El as en la manga, Los amores de Agueda y Valet Parking.

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Вт июл 15, 2014 05:38

http://books.google.com.ar/books?id=sxG ... as&f=false

"Mi propio Niño Dios y otros textos teatrales"

MartinaX
Аватара пользователя
Сообщения: 1412
Зарегистрирован: Пн май 20, 2013 10:59
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение MartinaX » Пт июл 25, 2014 20:44

El arte de escenificar: nuevas dramaturgias de Julio Chávez

Reseña de “La de Vicente López y otros textos teatrales” de Julio Chávez. Buenos Aires, Colihue Teatro, 2012.

Recientemente editado por Colihue Teatro, el segundo volumen de obras de teatro de Julio Chávez afirma una vez más su oficio de dramaturgo. En esta oportunidad, la compilación cuenta con seis obras teatrales, acompañadas de un estudio crítico y una entrevista al autor, ambas a cargo de Jorge Dubatti.

La primera de ellas, que da nombre al tomo, tiene como título La de Vicente López. Estrenada en El Camarín de las Musas en 2007 por la compañía Baal, se enmarca en una reunión familiar durante el Año Nuevo pensada desde la cotidianeidad. A partir de la pelea de Alicia –una de las tías– con su amante de ocasión uruguayo, se desencadenan una serie de conflictos en tensión desde el comienzo de la obra que tienen que ver con la mirada sobre el otro, la crítica despiadada y la necesidad de ocultar las propias necesidades, culpas, miserias y vacíos. Dubatti considera a esta pieza una parodia de la “comedia blanca”, esto es, “una escritura montada sobre la recuperación y transgresión (…) de la comedia ‘ingenua’ que exaltaba los valores de la clase media” (p.143). Es realmente posible ver cómo varios de los ingredientes de ese tipo de espectáculos aparecen violentados en este texto que –sin lugar a dudas– roba más de una risa al lector, pero se detiene en un campo donde la sordidez es ineludible.

La segunda obra se denomina Feliz Navidad. Al igual que todos los trabajos que completan el volumen, es de menor duración y fue estrenada en los Talleres de Formación Actoral de Julio Chávez. En ella, la familia Bacigaluppi, de clase media trabajadora, está en horas posteriores a lo que fue la noche de festejos correspondiente al veinticinco de diciembre. Ocurre que –en un momento– descubren que el resto de los familiares se han olvidado a la tía anciana muerta en el baño. La escena contiene numerosas imágenes que rozan lo grotesco y pretende remarcar un diagnóstico del autor respecto de la sociedad: la falta de interés inmediato por el prójimo.

La tercera pieza tiene por título El día del inocente, y presenta la historia de Lito y Mauricio, quienes son, respectivamente, jefe y empleado de un local de comidas. A Mauricio lo golpea el dueño de una parrilla lindante por repartir cerca de su local volantes de esta casa, que tiene una fecha de apertura aparentemente pronta, pero incierta. Quedando a merced de su empleador, que lo trata de manera impiadosa, se desencadenan una serie de discusiones que enaltecen lo absurdo de la situación completa.

El cuarto trabajo compilado, Será justicia, pone en escena a una ex pareja en situación atípica: Laura acaba de ser asaltada en la calle e ingresa, en busca de auxilio, al edificio donde vive Felipe. A partir de ello, se generan conversaciones que revuelven inconvenientes en torno a la disolución del vínculo, poniendo en juego en un tono casi melodramático la idea del “desearle el mal al otro hasta la muerte”, por considerar al amor como un bien arrebatado por su oponente.

Las últimas dos piezas breves tienen como temática recurrente el embarazo. En La bruta espera, dos mujeres parturientas discuten disparatadamente en torno al deseo de una de ellas de escaparse del lugar donde está internada para tener a su bebé. En Lo otro, una mujer sumamente religiosa se niega a mirar a su marido, dado que hizo una promesa para lograr ser madre, así como lo había hecho Sara pidiéndole a San Ramón que le concediera esa dádiva.

En el estudio crítico que acompaña a esta edición, Jorge Dubatti explica la necesidad de volver de público conocimiento el trabajo dramatúrgico de Chávez, y luego enlaza cada una de las micropoéticas –poéticas individuales de cada texto– con algunos procedimientos de poéticas abstractas universales. Un común exponente –dado el rechazo por los grandes discursos que manifiesta el dramaturgo tanto explícitamente como en su trabajo- es el realismo minimalista de Anton Chejov y Raymond Carver. Pero, dada la heterogeneidad y la riqueza que los trabajos presentan, se establecen vínculos también con el grotesco, el sainete, la comedia blanca, el absurdo, entre otras categorías teóricas cuyo alcance explicativo ha consolidado numerosos estudios teatrales. Finalmente, hay una entrevista realizada por el mismo crítico a Julio Chávez en la que ambos reflexionan acerca de la concepción del mundo y del artista, el método de escritura de los scripts, la relación de su labor con la producción de obras plásticas, el montaje de escenas como capacidad innata del ser humano, el vínculo entre las obras que componen este tomo, y la relevancia de la publicación de los trabajos en libro impreso. Al respecto, Chávez confiesa: “Publicar es una manera de dejar constancia, es una de nuestras tantas escenas de la perdurabilidad” (p. 147). La publicación de este libro, entonces, guarda íntima relación con una trascendencia que Chávez –en tanto autor particular por su originalidad– merece ganar.

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Сб авг 09, 2014 04:33

Julio Chávez es mucho más que un gran actor de teatro, cine y televisión, multipremiado en la Argentina y el extranjero. Dramaturgo, director, artista plástico, es el creador de mundos poéticos singulares en los que proyecta su universo personal a la par que una mirada aguda sobre la sociedad contemporánea. la de Vicente Lopez muestra la intimidad de una familia la noche de año nuevo. violenta parodia fe la "comedia blanca" propone un crescendo cómico_dramático magistral, que termina en tragedia.
Feliz navidad plantea, con el formato breve del "género chico" una variante de La de Vicente Lopez" en la madrugada de un tórrido 25 de Diciembre, la familia de los Pittaluga descubre que una rama de los parientes se ha olvidado a la tía de 92años, muerta, en el baño.
Cuatro obras cortas completan el tomo: El Día del Inocente, Lo Otro, La bruta espera y Será justicia. El libro incluye un extenso estudio y una entrevista al autor a cargo de Jorge Dubatti.

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Сб авг 23, 2014 19:02

http://www.colihue.com.ar/fichaLibro?bookId=23615

Mi propio Niño Dios
y otros textos teatrales

Julio Chavez

Изображение

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Сб ноя 01, 2014 12:44

a obra "El día del inocente" completa escrita por Julio Chávez

http://lapiedranegra.files.wordpress.co ... 3a1vez.pdf

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Пт ноя 14, 2014 08:19

http://tiempo.infonews.com/edicion/660/ ... to-cultura

11 de Marzo de 2012

JULIO CHÁVEZ, DRAMATURGO
Celebrar el mundo con los ojos de la infancia

Julio Chávez es mucho más que un gran actor de teatro, cine y televisión. Desde 2003 viene estrenando obras de su autoría que lo convierten en uno de los dramaturgos más valiosos del nuevo teatro argentino. Suspiros, su nueva obra, se presenta en el Camarín de las Musas.

Jorge Dubatti

Изображение

Como la Luna, Julio Chávez tiene una cara muy visible y otra más secreta, aunque ya no oculta. Por un lado, es el magnífico actor de teatro, cine y televisión, multipremiado en la Argentina y el extranjero; por otro, es el creador de mundos poéticos singulares y más íntimos, en la dramaturgia y las artes plásticas, donde proyecta su universo personal e interno, al margen de los reflectores, las alfombras rojas y las estridencias de los medios masivos. Y esa multiplicidad se imbrica tan estrecha y dinámicamente que Chávez no es su propio doble, ni Dr. Jekyll y Mr. Hyde, sino un creador único y multifacético.
Desde 2003, con los estrenos de sus obras Maldita sea (la hora) en el Payró y Angelito Pena en el Centro Cultural Recoleta, y especialmente a partir de 2004, cuando presenta Rancho (una historia aparte) en la Sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín, Chávez empezó a hacer pública su producción de dramaturgo, antes reservada a las muestras de su escuela. Con su verdadero nombre, Julio Hirsch, realiza periódica y más silenciosamente exposiciones en las que permite asomarse a su labor de artista plástico: pintor, escultor, artesano y fabricante de “mueblecitos inútiles”. Dramaturgia y plástica son los espacios donde Chávez prolonga sus propios territorios de subjetividad, su sello, su diálogo confidencial. Como dice Jean-Pierre Sarrazac: su “teatro íntimo”. Territorios en los que celebra el mundo contemporáneo, como él mismo lo dice (ver recuadro), desde la mirada de su infancia. Y lo cierto es que, en su conjunto, la dramaturgia de Chávez encierra una de las contribuciones poéticas más valiosas y originales del teatro argentino en los últimos años.
En un descanso de los ensayos de La cabra, la obra de Edward Albee que estrenará en breve en el Tabarís, Chávez nos recuerda que debutó como actor en 1976, ese mismo año en teatro (Lazarillo de Tormes, con dirección de Luis Agustoni) y en cine (No toquen a la nena, dir. Juan José Jusid). Recuerda también que su interés por escribir teatro, así como por la dirección escénica, fueron naciendo de su trabajo actoral y docente en los inicios de su carrera.
“Desde 1974, cuando inicié mis estudios en el Conservatorio de Arte Dramático –explica–, la lectura de textos teatrales y el ensayo de escenas, junto con la creación de improvisaciones, me fueron formando en el problema de la construcción de la situación dramática. A esto se le suma que desde 1978 me ocupo de ayudar en la formación actoral de otras personas. Creo que esto, con el correr del tiempo, consolidó en mí un interés sustancial por la dramaturgia. No puedo pensar separadamente las áreas de la dramaturgia, la dirección y la docencia.”
Hoy Chávez es autor de más de 20 obras teatrales, casi todas publicadas. En 2001 reunió una selección de sus piezas breves en el tomito Obras cortas: allí pueden leerse “El Día del Inocente”, “Lo otro”, “La bruta espera”, “Jamón Serrano nosotro no necesitamo” (sic), “Los amores de Águeda” y “Será justicia”. En 2006 Colihue le publicó Maldita sea (la hora), Como quien mata a un perro, Mi propio Niño Dios, El as en la manga y Valet Parking. Ahora Chávez prepara la edición de un tercer libro, con La de Vicente López y Feliz Navidad. Acaba de estrenar, en el Camarín de las Musas, una nueva obra: Suspiros, escrita en colaboración con Camila Mansilla y Santiago Loza, y que el mismo Chávez dirige.
“Me puedo imaginar no volver a escribir una obra dramática; lo que no puedo imaginar es no estar involucrado en el problema de la dramaturgia”, afirma Chávez, quien fundó hace cinco años la compañía Baal, con la que estrenó La de Vicente López, Como quien mata a un perro y Suspiros. “El nombre de la compañía coincide con el de la primera obra escrita por Bertolt Brecht, pero es sólo una coincidencia. Se trata de un espacio de estudio y entrenamiento, con el objetivo de producir espectáculos de la forma más autónoma posible”, asegura. Baal es el nombre de un dios de los antiguos pueblos del Asia Menor.
Si bien en su dramaturgia Chávez pone en juego sus saberes de actor y director, no escribe estas obras para actuarlas él mismo. “Escribo obras que son muy diferentes de las que actúo, esa diferencia me estimula.” En los procesos de escritura intervienen centralmente el trabajo con los actores, la improvisación, el material que va surgiendo de la dinámica grupal. Chávez combina la dramaturgia de autor y la de director. “El trabajo de escritorio es posterior al trabajo en el espacio con los actores. La dialéctica entre el trabajo sobre el papel y el trabajo en el espacio escénico con el actor es constante. Corrijo, modifico la estructura, expando determinado momento del material, tanto en el ensayo con el actor como sobre el papel”, afirma Chávez.
Su dramaturgia evidencia una constante poética: el minimalismo realista, con una fuerte presencia del humor. Chávez parte de las que él mismo llama “situaciones pequeñas y sencillas”, y revela con maestría el valor ficcional de los acontecimientos en apariencia irrelevantes. Heredero de Anton Chéjov y Raymond Carver, su realismo minimalista pone el acento en que la realidad cotidiana del hombre no está hecha de grandes acontecimientos, ni de discursos trascendentales, sino de menudencias y balbuceos, en los que paradójicamente se juegan las oportunidades de la vida entera.
Un buen ejemplo es Suspiros, actualmente en cartel en el Camarín de las Musas. Siete mujeres de Tandil viajan a Buenos Aires para asistir al casamiento del hijo de una de ellas. Pasan la noche juntas en un departamento del barrio de Belgrano, donde mueren por un escape de gas. El espectador sabe desde el comienzo que van a morir y el programa de mano reproduce la crónica policial (apócrifa) en la que “se inspira” la historia.
La pieza se compone de breves escenas minimalistas que dan cuenta de los intercambios entre estas mujeres sobre su amistad, su pasado, sus fobias, su sexualidad. Con acierto se cruzan los planos de realidad e irrealidad: la vida, la muerte, el sueño, y se mezclan los tiempos, el antes, el durante y acaso el después de la muerte. Se apela al distanciamiento con tres cortes en los que se recuerda la fuente periodística. Excelentes trabajos actorales, bajo la dirección de Chávez, componen esas siete mujeres: las actrices son Catalina Auge, Ana Giménez, Victoria Marroquín, Luz Palazón, Lili Popovich, Andrea Strenitz y Elvira Villarino, integrantes de Baal.
“Suspiros nace de mi deseo de trabajar con esas siete actrices –cuenta Chávez-, y le propuse a Camila Mansilla y a Santiago Loza que participaran en la construcción del material. Me surgió la idea de que jugáramos a escribir una nota policial. Luego de escribirla, que imagináramos encontrar esa nota en un diario. La obra consistiría en imaginar qué había pasado esa noche entre esas mujeres que no sabían que iban a morir.”
“Me gusta lo que tiene carácter de tribu, de lugar particular –reflexiona–. Me conmueve la particularidad que antes tenían los barrios, hoy más globalizados. Me acuerdo, cuando era chico, en mi familia se vestían de manera especial para ir a lo de ‘la prima de Flores’. Cuando era pequeño, impactaba en mi mitología escuchar que personas que vivían en la provincia tenían un departamento en Buenos Aires. Siempre viví en Núñez, hasta los 18 años, pero mis tías venían de Olivos, y mi abuela paterna de Belgrano. Mi madre me llevaba a tomar unos mates a Pacheco, que para mí era una excursión a los indios ranqueles. Soy canceriano, y hay una particularidad en la energía de mi signo: presentimos y sentimos de una manera muy fuerte los hogares de cada cosa. Para mi infancia, transportarme ocho cuadras, ya era una experiencia muy fuerte”.
Si bien Suspiros trabaja con una mezcla de planos desrealizantes, su base es realista y cada una de estas mujeres, como en la vida real, tiene su personalidad, su historia, sus rasgos particulares. “Como autor recibo una impresión de cada una de las actrices. Es un juego entre las naturalezas que ellas articulan y las que no han logrado articular, pero que yo presiento. Juego a ser un benefactor de su energía y les presto escenas que ellas socialmente no harían pero que, creo, a su naturaleza les viene muy bien.”
Chávez describe así a los personajes: “Lila es la mujer que siente y presiente que hubiese merecido ser amada y no tuvo suerte en ese sentido, está profundamente resentida con el mundo. Viviana es una personita desencantada, una depresiva, una suicida, que no tiene la voluntad de defender su naturaleza, ha abandonado la voluntad de luchar. Chula es una mujer a la que Dios le ha dado energía, de esas que aun frente a la muerte dicen: ‘Si me lleva va a ser bien vestida y bien pintada’, es muy brava, brutal, poco piadosa a otro tipo de sensibilidades. Patricia es la gran ideóloga, y la vida le ha dado un gran problema: fortuna en el amor. Dios le ha dado beneficios que le impiden luchar en la vida como una fundamentalista. El hijo se casa por iglesia y ella lo formó para otra cosa. Mirta es una Sharon Stone porteña, abierta y moderna, fálica. Su problema es que cree que sabe todo y es poco sensible a la privacidad de los otros. Marita es la perturbación, el brote, las internaciones, las medicaciones, una almita alada que ha tenido contacto con otros lenguajes, no voluntariamente. Articula un comportamiento socialmente impresentable. Pancha, por último, está entre la religión y la infancia, es una estampita.”
Suspiros juega con el distanciamiento y busca que los espectadores recuerden que están viendo teatro. Una misma frase, dicha a público, se repite tres veces: “Este espectáculo ha sido hecho con fragmentos que hemos imaginado de aquella noche. Se lo dedicamos a todos aquellos que no están para verlo.” Chávez concluye: “Le decimos al espectador que esto es teatro, que somos actores, para que no ponga en duda que es muy posible que lo que ve no haya sido así. Estamos jugando, es mentira. El espectáculo tiene que ver con el verdadero contacto, fragmentario y ambiguo, que tenemos con las escenas del mundo. Jugamos entre la ilusión de la verdad y el recuerdo de la evidencia de que no tenemos certezas.” <

La realidad, bajo la forma del teatro

Pensar en Julio Chávez es recordar automáticamente sus trabajos magistrales en Yo soy mi propia mujer, La película del rey o Tratame bien, o también en El vestidor, Ella en mi cabeza, Un oso rojo. Pero además Chávez es un excelente docente de teatro y un dramaturgo notable. Chávez mira hacia atrás y afirma: “Desde el primer año de mi formación actoral (con Luis Agustoni) hasta el último año en que me entrené como actor (con Augusto Fernándes - 1996), se me acercó la improvisación como herramienta de ensayo, de investigación, una manera de pensar en el interior de un determinado asunto. El pensar con mis propias palabras para comprender lo que iluminó la palabra de otro, fue desarrollando en mí una inconsciente dramaturgia. Cuando decidí hacer con los grupos que entrenaba muestras de fin de año, tuve que tomar la decisión de si hacía textos de otros dramaturgos o si creaba yo mis propias situaciones. Elegí la segunda opción, y fue así como se expandió un camino que ya se estaba formando en mí, como actor y como entrenador.” Y agrega: “Para mí una imagen, un tema, una idea, una persona, un objeto en un espacio, son una situación. Es inevitable, como persona involucrada en la impresión y en la expresión, advertir que el mundo me habla y que yo hablo. Y como estoy formado en el interior del teatro, siempre el mundo me habla teatralmente y siempre termino hablando yo teatralmente, y esto es, en forma de escena.” A la hora de definir su estilo como dramaturgo, no duda: “Ante todo, el humor.”

La misma retina, sobre otros objetos

Cuando habla de su dramaturgia, Julio Chávez (que nació en Buenos Aires, en 1956) no deja de referirse a su infancia, pero lo hace de una manera especial. Pensando en Suspiros, recuerda: “Cuando yo era pequeño y mi madre iba a una fiesta, la fiesta no era solamente en el lugar de la fiesta: era el momento de bañarse, los tacos, el talco en los zapatos, la enagua, la cartera, el vacío de la casa sin ella, la vuelta de ella, el vestido que ya no era como cuando se había ido... La fiesta tiene antes y después, es complejo. Las noches también son complejas, es lo que tratamos de expresar en Suspiros.” Esta relación entre dramaturgia e infancia nada tiene que ver con ir nostálgicamente “en busca del tiempo perdido” o escribir las propias memorias. La dramaturgia de Chávez invierte el gesto proustiano. ¿Dejamos alguna vez de ser niños, abandonamos acaso en la adultez las experiencias que moldearon nuestra vida en los primeros años? El autor de La de Vicente López, Feliz Navidad y Mi propio niño Dios reflexiona: “En mis obras mi infancia le hace un homenaje a la contemporaneidad. Sigo mirando el mundo con ojos de la infancia, pero es el mundo actual. No tengo interés de mirar el mundo de mi infancia, hice un negocio mejor: me traje la infancia conmigo y miro el mundo desde esos ojos, que no han cambiado mucho. La retina es siempre la misma: los objetos van cambiando. El matrimonio entre el mundo contemporáneo y mi retina infantil sigue bastante intacto.”

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Пт мар 13, 2015 14:08


Нежный яд
Аватара пользователя
Переводчик
Сообщения: 29181
Зарегистрирован: Пт мар 30, 2007 09:26
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Нежный яд » Пт мар 13, 2015 14:46

Блин, а в Эль атенео в этом году уже его книг не было, распродали всё. :(

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Пн май 18, 2015 06:02

Libros y autores
Una noche, un mismo lugar
Reconocido por sus trabajos como actor en cine, teatro y televisión, Julio Chávez (Buenos Aires, 1956) es también director, dramaturgo, docente y artista plástico, disciplina en la que se presenta con su verdadero nombre, Julio Hirsch. Hace más de veinticinco años que Chávez da clases en su escuela de entrenamiento actoral, en donde estrenó en 1997 piezas cortas de su autoría incluidas en este libro: Feliz Navidad , El día del inocente , Será justicia , La bruta espera y Lo otro . También escribió y dirigió obras largas como Angelito Pena , Maldita sea (la hora) , Como quien mata a un perro y Suspiros , en coautoría con Santiago Loza y Camila Mansilla, que está actualmente en cartel.
Ésta es la segunda recopilación de sus obras que publica Colihue, después de Mi propio Niño Dios y otros textos teatrales (2006). Estrenada en 2007 en El Camarín de las Musas, La de Vicente López es la primera producción de la compañía Baal, formada por Chávez y un grupo de actores y docentes de su escuela. La historia transcurre en una sola noche y en un mismo lugar: el patio de una vieja casa, entre la medianoche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero. Los protagonistas son dos hermanas (la dueña de casa y la que llega desde Vicente López para festejar Año Nuevo), los hijos de la primera, el amante de la otra y un pintor que quedó varado allí accidentalmente y que se convierte en testigo involuntario del sainete familiar.
Con tono grotesco y recursos dramáticos que incluyen el costumbrismo y la sátira social, Chávez construye un universo pequeño, cercano, reconocible, que representa en forma sencilla y brutal. Comedia dramática sobre una (otra) familia disfuncional, la intensidad va in crescendo a medida que la fiesta se acerca a su fin. El autor crea un clima opresivo; en principio, de obligada cordialidad para llegar luego a una sensación de inminente estallido. Lo logra más por las palabras que por la acción, como hace Claudio Tolcachir en La omisión de la familia Coleman , ya que el peso del drama recae en la atrocidad de lo dicho, en la violencia de los diálogos que mantienen los personajes.
Un procedimiento opuesto utiliza en Feliz Navidad , donde la trama vuelve a centrarse en una familia, en este caso después de la cena de Nochebuena, que descubre que los parientes invitados se olvidaron a una tía anciana en el baño. Cuando la encuentran, está muerta. A partir de ese hecho comienza una serie de sucesos tragicómicos que muestran la inquietante cotidianidad del clan y su desesperación por sacar alguna ventaja de esa muerte inesperada. Aquí importa más lo que los personajes hacen (o dejan de hacer); aunque, claro, hay frases de una honestidad salvaje que reflejan sus respectivos comportamientos.
Además de las obras cortas ya mencionadas, con recursos y temáticas similares, el libro incluye un estudio crítico y una entrevista de Jorge Dubatti. A diferencia de otros autores, cuyas piezas no sobreviven fuera del escenario, las de Chávez tienen potencial escénico y, también, literario

Изображение

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Вт июн 09, 2015 05:48

Julio Chavez participará en la adaptación de Oscura y Monótona Sangre de Olguin. Aca la sinopsis del libro.
Изображение

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Ср июн 10, 2015 14:25

http://www.tierraadentro.conaculta.gob. ... -ejemplar/

LOS ENGAÑOS DE LA VIDA EJEMPLAR
La inestable realidad social que se vive en Argentina desde hace unos cuantos años es el trasfondo de la novela Oscura monótona sangre, del periodista y narrador Sergio Olguín (Buenos Aires, 1967). Al igual que en otras ciudades de América Latina, en la capital argentina conviven dos mundos contrastantes: por una parte, una franja de pobreza que por lo general rodea a las grandes urbes y por otra, las clases altas alejadas de la miseria. Semejante desigualdad social ha creado cinturones de extrema pobreza en los que, como ocurre en el caso de Oscura monótona sangre, algunas mujeres deben dedicarse al trabajo sexual desde la adolescencia y otras personas a recoger desechos reciclables para sobrevivir.

En la novela, los cartoneros —o pepenadores, como los conocemos en México— son los personajes antagónicos del protagonista Julio Andrada, prototipo del hombre ejemplar al que, tal vez, todos aspiramos a ser. De tener una vida estable y rutinaria, una buena familia, una empresa productiva y una boyante economía, Andrada pasa a los extremos de la violencia, arranques y pasiones por alguna profunda e inexplicable intención. Hasta entonces, el protagonista había buscado el bienestar de quienes lo rodean: por ejemplo, no quiere que su hija Florencia tenga como amigas a una compañera contestataria —casi anarquista—, y a una vecina que se dedica al trabajo sexual. Pronto, Andrada mantendrá la dualidad de ser un héroe para sus cercanos pero un peligro para otros ciudadanos y por lo tanto, no es el típico personaje entrañable que los lectores aprecian a largo plazo, al contrario, es complejo, contradictorio, con los claroscuros que tenemos todos los hombres contemporáneos.

A veces, la monotonía de la vida lleva a los seres humanos a tomar decisiones radicales que necesitan para cambiar el rumbo, pero como lo muestra Olguín en la vida de Andrada esas decisiones pueden ser erróneas y acarrear otros problemas. En su obsesión por una joven trabajadora sexual, Andrada arrastra hasta a su cómplice, el policía Arizmendi, y después, gracias a un choque de autos en el que se ve envuelto, no está presente cuando su fábrica es asaltada y herida su fiel secretaria. Es justo el policía Arizmendi quien en un momento le hace un comentario que Andrada desoye por completo: “Muchas cosas malas juntas hacen siempre un problema mayor”. Entonces, una decisión que en principio pareció simple por una necesidad fisiológica trae consigo una avalancha de malas vivencias. Sin embargo, curiosamente no será por esa decisión que teme ser detenido por la policía sino por una aún más impulsiva y menor, menor dentro de todas las desgracias que acarreó.

Al principio parece que el ritmo de la trama no lleva a ninguna parte, dada la aparente nulidad que suponemos de una vida ejemplar, pero después, con una escritura trepidante y sorpresiva, Olguín implica al lector en la historia de Julio Andrada que va tomando forma lentamente. Oscura monótona sangre es una novela realista, cruda, descarnada y llena de vida, pero de una vida de engaños y sucesos con los que, seguramente, más de un lector podrá identificarse.

Gracias a esta excelente novela, Sergio Olguín recibió en 2010 la quinta edición del Premio Tusquets de Novela. Sin duda, fue un gran acierto concedérselo (luego de que ese premio fuera declarado dos veces desierto) a una novela llena de fuerza y contenida con suspenso en menos de doscientas páginas.
http://www.pagina12.com.ar/diario/suple ... 12-02.html

LITERATURA › EL PREMIO TUSQUETS DE NOVELA FUE PARA SERGIO OLGUIN
La clase media invade la villa
El escritor argentino fue galardonado por Oscura monótona sangre, un thriller entre la Villa 21 y Barrio Norte, nacido de la molestia del escritor “por el modo en que los medios tratan superficialmente el tema de la inseguridad”.
Por Silvina Friera
El hombre equivocado, argentino y bostero, está en la sala de conferencias de la Feria del Libro de Guadalajara (FIL), en México. Con ese título de un libro de John Katzenbach y el seudónimo de Obélix, el bondadoso personaje de ficción que aparece en los comics de Asterix, está compitiendo por un importante premio literario. El escritor y periodista Sergio Olguín ganó con Oscura monótona sangre, un thriller intenso que transcurre entre la Villa 21 y Barrio Norte, los 30 mil euros de la V edición del Premio Tusquets Editores de Novela. El jurado, presidido por Juan Marsé e integrado por Almudena Grandes, Jorge Edwards, Elmer Mendoza y Beatriz Moura, elogió la obra ganadora por “la sabia estructura y la magnífica resolución de una trama de obsesión y doble moral, de pasión y conflicto social, en la que se ve envuelto el protagonista, un hombre ejemplar hecho a sí mismo, dispuesto, no obstante, a traspasar todos los límites por una relación inconfesable”. En diálogo con Páginal12, Olguín dice que esta novela representa “un cambio fuerte” en su línea habitual, más próxima al humor. La escritura de la novela premiada empezó con una pequeña idea que se transformó en una obsesión. “Me molesta el modo en que los medios de comunicación tratan superficialmente el tema de la inseguridad –confiesa–; entonces imaginé un personaje de clase media acomodada, pero de origen pobre, que va a la villa y deconstruye su propia vida. Si a este empresario lo asesinaran, se hablaría de inseguridad. Pero cuando matan a un adolescente en una villa, esa muerte no es inseguridad.”

Al empresario Julio Andrada, el protagonista de Oscura monótona sangre, le gusta rumbear por la Avenida Amancio Alcorta –un secreto que no comparte con nadie– para “sumergirse” en los barrios humildes que le recuerdan su origen social y le devuelven la medida exacta de su éxito y ascenso social. Un día se detiene en una parrilla de Pompeya y escucha una conversación entre unos camioneros sobre la prostitución juvenil en uno de los barrios próximos a su trayecto habitual, la Villa 21. Hay pulsiones inefables, misteriosas; pero lo cierto es que esa mañana marcará el principio del fin. Andrada se sorprenderá a sí mismo contratando los servicios de Daiana, una adolescente que le provocará un borbotón incontenible de deseo. El empresario paradigmático, el vecino ejemplar en su cruzada contra los cartoneros, el padre de familia de pura cepa empecinado en proyectar una imagen perfecta, no quiere sacar los trapitos al sol; al contrario, planificará con aplomo y fría inteligencia su doble vida. Pero este “doblete” lo obligará a tomar decisiones rápidas y a adoptar medidas más “comprometidas”.

Olguín, nacido en Buenos Aires en 1967, afirma que se encuentra en el momento más importante de su carrera. El título de la obra ganadora lo tomó de un verso del poeta italiano Salvatore Quasimodo: “No sabré nada de mi vida,/oscura monótona sangre/”. A diferencia de sus anteriores novelas, Lanús (2002), Filo (2003), El equipo de los sueños (2004) y Springfield (2007), hay un tono desesperanzado y un final violento. “Es una novela corta, pero muy intensa, en la que ocurren muchas cosas; es como una película de una hora y media que atrapa al espectador y no puede dejar de mirarla”, subraya el escritor, que trabaja como periodista desde 1984; fundador de la revista de cultura V de Vian, que dirigió hasta 1999, y actual jefe de redacción de Lamujerdemivida. El autor define a la criatura que protagoniza su novela como “un hombre que se ha hecho a sí mismo”. Andrada, el hombre en cuestión de unos 60 años, tiene una fábrica en Lanús y vive en un departamento en Barrio Norte. “La fábrica la heredó del anterior dueño, un hombre sin familia que le dio la oportunidad de trabajar. Aunque mantiene esa fábrica como símbolo de su propio crecimiento y tesón, se dedica a otros negocios. Tiene una empresa de servicios de construcción y ha hecho mucho dinero en los años ’80 y ’90 con la especulación financiera; le presta dinero a un prestamista, lo que sería un usurero al cuadrado”, bromea el escritor, identificado con la narrativa argentina de los años cincuenta del grupo Contorno y con escritores como David Viñas, Bernardo Kordon, Abelardo Castillo, Miguel Briante y Ricardo Piglia, entre otros.

Cuando Andrada comienza sus excursiones sexuales por la villa, se mete en problemas y se transforma en su propio enemigo. “Me interesaba trabajar con esta provocación social de un tipo de plata en un contexto de carencia, pero sin que la novela incurra en lo moral ni tenga un mensaje, sino dejándole librado al lector la ambigüedad de este personaje; que por momentos cae muy mal, pero que también despierta compasión por el modo en que se autodestruye y porque no se siente muy incómodo con la clase media en la que se mueve”, precisa Olguín. Narrada en una tercera persona muy pegada a la nuca de Andrada –“al mejor estilo George Simenon, autor al que intenté imitar hasta el plagio”, reconoce el escritor–, hay un personaje secundario, la hija de Andrada, que estudia psicología en una universidad privada, que parece tener, como su padre, también una doble vida. “Esa chica algo oculta, por la manera de comportarse y por lo que dice”, subraya Olguín.

La preocupación de Andrada por los cartoneros que deambulan por las calles del edificio de Barrio Norte, donde es presidente del consorcio, sería una subversión de sus inmersiones en los barrios bajos. “Quise reflejar la irrupción del mundo burgués metido en la villa, y el mundo de los cartoneros en el corazón de un barrio burgués”, plantea el escritor. “Sería la contracara de Cabecita negra, de Germán Rosenmacher, porque ya no son los cabecita negra que acechan en las casas de los burgueses para conseguir lo que no tienen, sino las clases medias que se me meten en la villa para buscar lo que no tienen: sexo.” Aunque no esté explicitado el peronismo y antiperonismo, Olguín admite la presencia soterrada de esta tensión de clases “entre el señor burgués y el obrero que conviven en Andrada”.
Последний раз редактировалось Vale1807 Ср июн 10, 2015 14:28, всего редактировалось 1 раз.

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Ср июн 10, 2015 14:31

Изображение

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Пн апр 25, 2016 22:29

Изображение
Изображение
Изображение
новая книга)))


Нежный яд
Аватара пользователя
Переводчик
Сообщения: 29181
Зарегистрирован: Пт мар 30, 2007 09:26
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Нежный яд » Чт май 05, 2016 14:40

Изображение

Vale1807
Аватара пользователя
Медиамастер
Сообщения: 26665
Зарегистрирован: Сб янв 26, 2013 17:04
Gender:

Re: Другая сторона творчества Хулио: книги

Сообщение Vale1807 » Ср июн 01, 2016 06:38


Ответить

Вернуться в «Хулио Чавес / Julio Chávez»